Vasitos de chía y frutos rojos

Hay dos clases de personas: los que por las mañanas no tienen apetito, ni ganas, ni tiempo de preparar nada para desayunar … y luego estamos los que nos despertamos pensando en el desayuno – de hecho nos acostamos pensando en el desayuno 😛 y podríamos comernos “lo más grande”.

Si te sientes identificado con el primer grupo y se te hace muy cuesta arriba lo de empezar el día con una comida completa y equilibrada, este pudding de chía te va a gustar por varias razones:

  1. Lo dejas preparado la noche anterior, así que por la mañana no tienes que hacer nada más que cogerlo y comértelo, incluso si quieres, en el bus camino al trabajo.
  2. Es ligero y fácil de comer aunque no tengas apetito.
  3. Este pequeño tarrito contiene proteína, carbohidratos de absorción lenta, fruta, grasas saludables y fibra así que es un desayuno completo y equilibrado.
  4. Está delicioso.

*Nota para los del grupo “hambrientos por la mañana”: os recomiendo preparar este pudding de chía mejor para vuestra merienda o doblar cantidades 😉

Para 2 o 3 vasitos:

1 taza (200 ml.) de leche vegetal (de avena, almendras…)

3 cucharadas de semillas de chía

1 puñado de fresas

1 puñado de frambuesas (o arándanos, cerezas,…)

200 gr. de yogurt natural (o de soja, coco…)

3 cucharadas de granola casera o copos de avena

opcional: unas gotas de stevia

…….

Ponemos la leche y las fresas en un vaso de batidora y batimos bien. Opcionalmente podemos añadir unas gotas de stevia para endulzar.

Añadimos 3 cucharadas de semillas de chía, mezclamos y dejamos en la nevera unas 4 horas (o toda la noche).

Pasado este tiempo, por acción de la chía, el batido de leche y fresas ya no será líquido sino que tendrá una consistencia gelatinosa, como de yogurt.

Y ya podemos servir en tarritos individuales: 3 o 4 cucharadas de nuestro pudding de chía, un par de cucharadas de yogurt, una cucharada de granola (o copos de avena) y decoramos con frambuesas frescas (u otras frutas al gusto).

Y listo para desayunar!!

Si montáis los tarritos por la noche y los dejáis en la nevera, por la mañana no tendréis que hacer nada más que cogerlos y disfrutarlos!

eatwell&livefit

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *