Cous-cous de verano

Éste es un plato que en casa nos encanta a todos.

Es como una fusión entre tabouleh, tzatziki y gazpacho 😀 … ya sé que suena raro pero está riquísimo.

Es una ensalada muy completa y fresca. Además se conserva varios días en la nevera así que es perfecta para prepararla con antelación y tener la comida lista al volver de la playa por ejemplo 😉

Probadla! Y se convertirá en un básico de vuestro verano.

Para 4 personas:

2 tazas de cous-cous

3 tomates muy maduros

¼ de pimiento verde

½ guindilla

1 limón

1 naranja

2 puñados de hojas de albahaca

1 pepino (variedad larga)

1 manzana ácida

1 cucharadita de mostaza de Dijón

1 yogur natural (no edulcorado)

aceite de oliva virgen extra

sal, pimienta

1 tarro (de unos 200 gr.) de atún en aceite de oliva (de buena calidad)

………

Ponemos en un bol (o en el vaso de la batidora):

  • los tomates maduros (pueden ser de lata)
  • zumo de 1 limón
  • ralladura del limón
  • ¼ de pimiento verde a trozos
  • ½ guindilla (sin semillas para que no pique tanto)
  • aceite, sal, pimienta y algunas hojas de albahaca.

Batimos todo, que quede como un gazpacho.

Añadimos el zumo de 1 naranja

Mezclamos bien y rectificamos de sal, pimienta… a nuestro gusto.

En esta “sopa” fría ponemos el cous-cous para que se hidrate. Cubrimos con film transparente y dejamos reposar en la nevera 2 o 3 horas (o toda la noche).

< Normalmente hidratamos el cous-cous sólo durante unos minutos con agua o caldo caliente. De esta forma (en frio) necesita más tiempo pero obtendremos todo el sabor de los cítricos, del tomate, la albahaca… >

Mientras nuestro cous-cous reposa al fresco, preparamos una ensalada tipo tzatziki:

Rallamos el pepino y la manzana con un rallador grueso.

Lo ponemos en un bol presionando con las manos para descartar el jugo y quedarnos solo con la pulpa.

Aliñamos con aceite, sal, pimienta, albahaca finamente picada, 1 cucharadita de mostaza y un yogur natural.

Removemos bien y dejamos enfriar en la nevera.

A la hora de comer, sacamos el cous-cous de la nevera, que habrá absorbido todo el líquido quedando como un “mazacote” así que con un tenedor vamos separando los granos, para que quede suelto.

Servimos una base de cous-cous, sobre éste nuestro “tzatziki” especial de pepino y manzana, y encima unas lascas de un buen atún en aceite de oliva.

Listo para comer!

Está rica tanto fría como a temperatura ambiente.

Podemos emplatarla con un aro tipo “restaurante fino” o servirla en una fuente en el centro de la mesa, ésta es la modalidad que triunfa en mi casa porque así podemos repetir 😉

eatwell&livefit

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *