Pudding de chía con frutas

Hoy os invito a un postre que me gusta mucho.

Es muy fácil de preparar, sano y ligero. Y me parece el postre perfecto para la comida o cena de Navidad porque si lo servimos en unas copas bonitas queda muy festivo, no os parece?

Nuestros invitados van a agradecer terminar la comida con algo ligero a base de fruta y yogurt, aunque casi seguro que todos vamos a comer también alguna galleta de Navidad o un trozo de panettone o de turrón, al fin y al cabo… es Navidad! 😉

Para 6 copas:

400 gr. de yogurt natural (yo lo he puesto: desnatado, cremoso, no edulcorado)

1 dl de leche desnatada

2 cucharadas rasas de semillas de chía (*)

Frutas al gusto:

-2 mangos

-3 puñados de frambuesas (pueden ser congeladas)

En esta época del año las fruterías tienen gran variedad de frutas exóticas: piñas, papayas, lichis, mangos… yo me las llevaría todas 😉

…….

Ponemos en un bol el yogurt, la leche y la chía y mezclamos bien.

Repartimos en las copas o vasos donde lo vayamos a servir.

Lo dejamos reposar en la nevera aprox. 1 hora. – Durante el tiempo de reposo la chía se hidrata y se hincha, así el yogurt queda con una consistencia como de pudding o “panacotta”.

Cortamos las frutas a dados pequeños y las ponemos sobre en yogur.

Dejamos de nuevo en la nevera hasta el momento de servir.

Listo para comer!

(*) La chía es un alimento de origen maya que ha aparecido hace poco tiempo en nuestros mercados. Contiene muy buenos nutrientes por lo que es muy interesante incluirlas en nuestra dieta.

  • Son una buena fuente de proteína.
  • Además, son muy ricas en calcio, concretamente tienen más de cinco veces de lo que nos aporta la leche.
  • Son muy ricas en hierro, por lo que son muy recomendables a la hora de evitar anemias y conseguir estar energéticos.
  • Son una importante fuente de fibra que nos ayudará a mantener el organismo depurado, y a sentirnos saciados.
  • Contienen antioxidantes.
  • Pero por lo que más se las conoce es por su alto contenido en omega-3, que nos ayudará a regular los niveles de colesterol y a conseguir un sistema circulatorio en perfecta salud.

Así que aunque podemos servirlo de postre, también es un buen desayuno para empezar el día con energía de la buena, sobretodo para aquellos que no tenéis mucho apetito a primera hora de la mañana.

eatwell&livefit

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *