Pollo relleno fácil & zoodles de calabacín con pesto especial

A veces una pechuga de pollo y un par de verduras pueden pasar de „aburrida comida de dieta“ a convertirse en un plato muy sabroso y diferente… y sin complicarnos la vida 😉
Vamos allá!

Para 2 personas:

2 pechugas de pollo (sin piel)
½ bola de mozzarella
algunas hojas de espinacas
especias al gusto (pimienta negra, pimentón dulce, ajo en polvo)
…..
2 calabacines
8 flores de brocoli (hervidas o cocidas al vapor)
1 cucharada sopera de parmesano rallado
1 puñado de anacardos (crudos, sin sal)
2 cucharadas soperas de yogurt (natural, sin edulcorar)
pimienta negra, aceite de oliva
sal (opcional – yo no la añado, el parmesano y la pimienta ya le dan suficiente sazón)
……..

Precalentamos el horno a 200 grados.
Primero hacemos un corte a las pechugas horizontalmente, sin llegar al final (para abrirlas como si fueran un libro), y las rellenamos con una buena loncha de queso mozzarella y algunas hojas de espinacas.


Cerramos y ponemos sobre las pechugas las especias que nos gusten (yo he puesto: pimienta negra, pimentón y una pizca de ajo en polvo).
Las ponemos en una bandeja de horno sobre papel sulfurizado (no hace falta añadir aceite, el papel evitará que se pegue).
Ponemos en el horno unos 15-20 min. a 200 grados.

Mientras, preparamos nuestro pesto especial.
Ponemos las flores de brocoli hervidas en un vaso de batidora, añadimos parmesano rallado, anacardos y un chorrito de aceite de oliva. Batimos hasta obtener una crema espesa.


Salpimentamos al gusto, añadimos un par de cucharadas de yogur, mezclamos para que quede cremoso y ya tenemos nuestro pesto de brocoli.

Sólo nos queda preparar nuestros zoodles (spagueti de verduras).
Cortamos los calabacines en tiras finas. (Con este instrumento se hace muy fácilmente.)

Los salteamos unos 2 o 3 minutos en una sartén con un chorrito de aceite, salpimentamos al gusto.

Todo listo para servir:
Pechuga de pollo rellena de mozzarella con guarnición de spaghetti vegetales al pesto.

Y ahora, la nutricionista que hay en mí no puede evitar pasar lista a los maravillosos nutrientes que nos aporta este plato 😉
Buena proteína en el pollo, el queso y el yogurt.
Vitaminas, minerales y fibra en las verduras.
Calcio en el queso y el yogurt.
Las grasas buenas de los frutos secos (anacardos) y el aceite de oliva.

Estoy segura que si lo probáis, repetiréis… niños incluidos! ☺

eatwell&livefit

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *