Tarta tatin de tomates

Cierto es que la tarta tatin es un postre, muy rico por cierto, que se hace con manzanas, mantequilla y masa quebrada. Su peculiaridad es que se hornea con la masa por encima de la fruta, y una vez hecha se le da la vuelta.

Pero como hoy estoy en “modo creativo” he decidido preparar una tatin “salada” con tomates cherry. Queda como una empanada abierta o una especie de pizza. Muy rica. Creo que este verano ya he comido los tomates de todas las maneras posibles 😉

La masa quebrada que se compra refrigerada en los supermercados es una bomba de grasas saturadas, aditivos, sal y azúcar … y de verdad que no vale la pena. Veréis como hacer una masa casera no cuesta nada. Ahora mismo os cuento como la he hecho.

Para un molde de unos 20 x 20 cm. (4 raciones)

140 gr. de harina integral de trigo (o de espelta, avena…)

1 huevo

100 ml. de leche descremada (o vegetal)

1 cucharada de aceite de oliva

1 cucharadita de levadura química (tipo Royal)

….

500 gr. tomates cherry

sal, orégano, aceite de oliva

……

Precalentamos el horno a 180 grados.

Lavamos los tomates y los ponemos en un molde de horno con una pizca de sal, orégano y un chorrito de aceite de oliva.

Removemos un poco para que todos queden bien “untados”. Los tomates deben cubrir todo el fondo del molde.

Ahora preparamos la masa:

En un bol ponemos el huevo, la leche, la levadura, 1 cucharada de aceite, sal y orégano al gusto. Y batimos con las varillas.

Vamos añadiendo la harina. Mezclamos bien con una cuchara. Nos quedará una masa como de bizcocho.

Vertemos esta masa sobre los tomates y horneamos a 180 grados unos 25 minutos.

Sacamos del horno y dejamos reposar dentro del molde.

Una vez frio, desmoldaremos nuestra tarta dándole la vuelta. (Cuidado al darle la vuelta porque los tomates habrán soltado líquido durante la cocción.)

Lista para comer!

Yo la he servido con una ensalada de hojas verdes variadas y aguacate. Deliciosa!

Información nutricional:

El tomate contiene licopeno que es un gran antioxidante para nuestras células.

Este nutriente se “activa” sobretodo al cocinarse, así que aunque normalmente las frutas y verduras mantienen mejor sus vitaminas al consumirse crudas, en el caso del licopeno es al contrario: el tomate cocinado contiene mayor cantidad de licopeno que el tomate crudo.

Además, se recomienda cocinarlo con aceite de oliva y comerlo con la piel y las semillas, por ejemplo: tomates asados, en sopa, salsa de tomate…. 

eatwell&livefit

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *