Cheese cake

Y después de versionar el carrot cake, el banana bread, el brownie y el tiramisù, sólo faltaba mi querido cheese cake para completar la “saga”  😉

La única complicación de esta receta es que hay que hacerla por partes y dejar enfriar entre una y otra fase… lo cual para una persona ansiosa (como yo) es una gran prueba de paciencia… Pero el resultado bien vale las esperas 🙂

Para un molde de unos 20-22 cm.

1 taza de copos de avena (aprox. 120 gr.)

5 dátiles grandes

500 gr. queso fresco batido 0% grasa (tipo quark)

100 gr. yogurt natural (no edulcorado)

2 cucharadas de queso crema (tipo philadelphia, bajo en grasa)

un chorrito de leche (desnatada o vegetal) (aprox. 40 ml.)

esencia de vainilla

zumo de ½ lima

stevia (o ágave, miel, sacarina líquida…)

3 hojas de gelatina

frutos rojos, fresas…

………..

Precalentamos el horno a 200 grados.

1ª Fase: Preparar la base del Cheese cake.

Ponemos en una picadora: los copos de avena, los dátiles (sin hueso) y un chorrito de agua (100 ml.) Lo trituramos, quedará una masa granulada y pegajosa.

Ponemos la masa de avena en la base de un molde desmontable, presionando con una cuchara o las manos humedecidas, hasta cubrir toda la superficie. (Tiene que quedar una capa fina de aprox. 1 cm de grosor).

Horneamos unos 15 min. a 200 grados.

Dejamos enfriar en la encimera y cuando ya no esté caliente, en la nevera.

2ª Fase:

Ponemos 3 hojas de gelatina en un bol con agua fría para que se hidraten.

En un bol grande mezclamos el queso fresco batido, el yogurt, el queso crema, un chorrito de esencia de vainilla, el zumo de ½ lima y unas gotas de stevia (o el endulzante que prefiráis).

Ponemos un poco de leche en un vaso y calentamos en el microondas (sólo que quede tibia).

Escurrimos las hojas de gelatina estrujándolas con la mano y las diluimos en la leche tibia. Una vez han “desaparecido” dentro de la leche, la vertemos en el bol del queso batido y mezclamos muy bien.

Y ponemos esta mezcla de queso en el molde sobre la base de avena.

Dejamos enfriar en la nevera 3 horas (o más) para que coja consistencia.

3ª Fase:

— Opción 1: Desmoldamos y colocamos frutas frescas sobre nuestro cheese cake (frambuesas, fresas, arándanos, kiwi…)

— Opción 2: Hacemos una salsa de frutos rojos poniendo unos arándanos o frambuesas (pueden ser congelados) durante 1 o 2 min. en el microondas, sin añadir nada más. Dejamos enfriar la salsa, la vertemos con cuidado sobre nuestro cheese cake y …

Listo para disfrutar!

eatwell&livefit

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *